9 oct. 2015

Terror en la web #2: Ayudar a un extraño.


Hola a todos y bienvenidos a la segunda entrada de esta sección.

¿Algún día ayudaron a un desconocido? ¿pensaron en el riesgo que corrían?
Hoy les contaré una historia que les hará pensar dos veces antes de ayudar a alguien que no conoces.

Al terminar La segunda guerra mundial, aquel pueblo de Normandía estaba devastado. Los alemanes habían dañado sus cultivos y ya no quedaba ganado, por lo tanto solo unas pocas personas podían tener el privilegio de comer.

En el mercado negro se podía encontrar carne y huevo por ejemplo, pero los precios eran demasiado altos, por eso, había gente que pagaba con relojes, collares, joyas y cosas de valor para poder conseguir algo de alimento.

Monique era una chica que se vio obligada a volverse una trabajadora sexual para poder sobrevivir. A ella "le sobraba uno que otro kilo" a pesar del hambre y eso la hacía ver más atractiva que las otras mujeres. Pero, por más bonita que fuera, las personas preferían comer que tener su compañía.

Monique comenzaba a tener hambre, y caminaba por el mercado en busca de algún alimento. 
Lo más difícil de conseguir era carne, ya que el único puesto que la vendía tenía unos precios demasiado altos y los vendedores se resistían a los encantos de Monique. Se quedó en frente del puesto velando la carne hasta que un anciano cayó a sus pies debido a que la multitud lo había empujado y le habían lastimado la cadera. Monique le ayudó a levantarse y el señor le pidió que le ayudara a salir de ahí y la guió a unas escaleras para poder sentarse.

-Muchas gracias por tu ayuda jovencita, parece que la gente ha olvidado el respeto por los mayores gracias a la situación-

-Esto es un desastre.-dice Monique- No debería acercarse a ese puesto de carne, la gente se vuelve loca cuando empiezan a subastar.

- Si no me hubiera acercado, no  hubiera conseguido ésto- dijo el viejo mostrando una bolsa con aproximadamente un kilo de carne.

Monique no había visto carne tan de cerca desde hacía semanas, así que se sorprendió mucho.

- Te daré un filete para ti sola si me haces un favor - dijo el viejo - Necesito que le lleves esta bolsa a mis hijos. Mi casa queda cruzando el mercado, al otro lado de la plaza.

La chica asintió.

- De paso, entrégale esta carta a mi hijo Matías -dijo mientras la escribía - de lo contrario, no creerá que te he regalado un filete y no te lo dará-

La se levantó y comenzó a caminar siguiendo las indicaciones que le había dado el viejo, sin embargo, cuando cruzaba la plaza, pudo notar la sonrisa perversa del hombre del puesto de carne, no era una sonrisa normal, era una sonrisa macabra. 

A Monique comenzó a darle miedo, pero continuó caminando hasta atravesar la plaza y encontrarse con un callejón oscuro, el lugar al que tenía que llevar la bolsa. Presa del miedo, le dijo a un niño que llevara la bolsa y la carta a la casa que estaba allí a cambio de una moneda.
El chico fue, tocó la puerta y fue arrastrado hacia el interior de la casa, escuchando tras de sí los gritos del chico.

La mujer rápidamente llamó a unos militares que patrullaban en la zona para que todo estuviera en orden. Un momento después los oficiales estaban tocando la puerta por la cual el niño había sido arrastrado. Sin embargo, las personas que estaban adentro bloquearon la puesta con los muebles que encontraron y de un momento a otro, uno saltó por el techo hasta el edificio vecino. Monique lo vio y le avisó a los oficiales, quienes le dispararon al segundo hombre que pasaba. Calló del tejado a unos metros de Monique.

Después de un rato, los oficiales se aseguraron de que no saliera nadie más por la ventana, volvieron a la puerta y tras mucha insistencia lograron abrirla lo suficiente como para mover los muebles y entraron.
Uno de ellos tuvo que salir inmediatamente por que no soportó las ganas de vomitar. La escena era atroz: El niño colgaba boca abajo de un gancho, degollado, y bajo él había un chubo donde caía la sangre que chorreaba. También había una mesa que utilizaban para "organizar" los cuerpos, en ella había pies, manos y una cabeza. Al lado de unos ensangrentados cuchillos se encontraban pedazos de carne listos para empacar .

Monique vio a un hombre en la calle que estaba asustado por los disparos y lo reconoció, era uno de los que vendían la carne en la plaza, sin embargo, el sobre con la carta que le había dado el anciano se asomaba por el bolsillo del tipo y eso fue lo que llamó la atención de la mujer. Monique se agachó para recogerlo y lo abrió para darse cuenta de lo que había escrito:

"Ésta es la última que os envío hoy, las ventas van mejor que nunca"

Cuando los oficiales fueron a aquel puesto de carne, ya no había nadie en él.

Ahora, ¿dudarás en ayudar a un extraño en un futuro?



Leyenda urbana tomada de AQUÍ

6 comentarios:

  1. AJJJJJJJJJJJ! DIOS QUE GRIMA ><
    La verdad yo no suelo ayudar a desconocidos (tampoco piden mucho mi ayuda) a veces les indico direcciones y esas cosas, pero si alguien me pide que lleve algo ¡NO LO VOY A HACER! No quiero acabar degollada ><
    Buen relato!
    Beshos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. xDD
      Yo tampoco, y cuando me piden direcciones otra persona me interrumpe y les dice o no sé donde queda lo que me dicen .-.

      Gracias ^^

      Beshos -w-

      Eliminar
  2. Que horrible O.O.Los viejos siempre son malos.Y yo nunca ayudo a nadie,pero bue xD
    Besos ^3^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sii
      Pero creo que no todos los viejos, mis abuelos no son malos, que yo sepa xD

      Besos :3

      Eliminar
  3. Holuu *-*
    Bueno, haz el bien sin mirar a quién(? xD okno u.u depende de que tipo de favor me pidan jeje xD pero la verdad es que no sé, a veces ayudo, otras digo sorry, pero no(? xD.
    Buena historia jeje xD.

    Beshus!

    ResponderEliminar
  4. OMG Me quedé leyendo la historia solo para poder escuchar el op de Junjou Romántica *//////////*

    Te sigo!! Beshus!!!

    ResponderEliminar

Hola!

Para comentar, debes tener en cuenta lo siguiente:

- No hagas spam. Si quieres que visite tu blog lee la entrada y comenta sobre ella, no dejes el link a tu blog así sin más.

- Recibo críticas constructivas. Este blog crece gracias a tus comentarios.

- Sé respetuoso/a.

- Permito palabras soeces mientras no estén dirigidas a alguna persona.

¡Muchas gracias por comentar! ^u^